Historia de nuestro proyecto

Cómo surge una idea que puede cambiar el mundo

Esta idea nace, como siempre, de la necesidad. Hace algunos años mi abuela empezó a olvidar. Poco a poco dejó de ser ella, dejó de conocernos, dejó de hablar... hasta quedar postrada en una cama. Mis padres tomaron la decisión de cuidarla en casa y, de repente, nos topamos con un gran número de dificultades a las que hacer frente. No recuerdo que mi madre durmiese durante los seis años que duró la enfermedad de mi abuela, una noche seguida.

... y así es como nace HiBed

Pasó el tiempo pero nunca olvidamos aquellos años de dificultades. La tecnología evolucionó, la digitalización y el internet de las cosas comenzaron a ser un hecho pero me dí cuenta de que los medios empleados para cuidar de los enfermos dependientes apenas habían evolucionado. Me dí cuenta de que aún había muchos familiares en vela preocupados de no despertarse en caso de emergencia. Así es como comenzamos a crear un dispositivo capaz de vigilar al paciente las 24 horas del día. Además, este equipo busca facilitar la labor de los cuidadores ya sean los profesionales de los centros hospitalarios o residencias de geriatría o los propios familiares de sus hogares. Por ello, diseñamos un equipo de bajo coste y fácil instalación con un diseño acoplable a cualquier tipo de cama, ya sea de un hospital o de un domicilio particular. Y es que, tal y como su nombre invita, dí hola a la nueva generación de camas inteligentes hospitalarias.

Características

Entendemos que no hay dos pacientes iguales, por ello hemos diseñado el módulo de HiBed con una serie de conectores que permita conectar los sensores que cada enfermo vaya a necesitar. Esos sensores envían la información a una interfaz gráfica que permite de un simple vistazo comprender el estado del enfermo. Dispone de una serie de alarmas visuales ante paros cardíacos, respiratorios o caídas que permiten actuar más rápido en caso de emergencias. Además se dispone de un avisador que indica cuándo deben cambiarse las sábanas si éstas están húmedas. Por último, la información es importante para el diagnóstico y el control del paciente. Es por ello que hemos habilitado un registro automático y continuo de todas las variables fundamentales (ritmo cardíaco , respiratorio, temperatura corporal...) en un historial electrónico que puede ser consultado por el familiar y el médico de cabecera desde un ordenador, tablet o smartphone.

Máquinas diseñadas por personas

HiBed nace para ayudar a las personas y, tal y como habéis comprobado, inspirándonos en nuestra propia experiencia. Consideramos que la mejor medicina para el enfermo es el diálogo con su médico y el contacto con los que más le quieren. Por ello, nuestra aspiración es poder automatizar actividades sencillas y rutinarias para dejar tiempo para lo que realmente importa, ellos.